La piel es el mayor órgano del cuerpo humano. Su cuidado es muy importante para tu salud en general, por lo que es recomendable tomar en cuenta algunos cuidados diarios indispensables, independientemente de la naturaleza de la misma. En este articulo te presentamos los cuidados básicos primordiales que necesita tu piel para verse sana y radiante.

Protégete del sol

Estés en verano, invierno, primavera u otoño, procura seleccionar un cuidado diario que incorpore un filtro solar. Esto podrá apaciguar los efectos indeseados del sol, el cual hace que tu piel envejezca con mayor rapidez. Asimismo, el uso de protector solar, te protegerá de enfermedades como el cáncer de piel.

Mantente hidratado

El cuerpo humano está compuesto en su mayor parte de agua. Esta última se encarga de limpiar las toxinas de tu cuerpo, permitiendo a tus células la absorción de nutrientes, así como el mantenimiento de un buen proceso digestivo y otras funciones. Por lo tanto, resulta importante consumir mucha agua y/o alimentos que la contengan para la buena hidratación de tu piel.

Consume ácidos grasos esenciales

El consumo de ácidos grasos ayuda a mantener la salud de tu piel. Estas grasas están constituidas por Omega-3 y Omega-6 las cuales contribuyen a la formación de membranas que contienen el agua y nutrientes en su interior así como barreras de aceite que protegen la piel de los rayos solares y otros contaminantes. Estos ácidos pueden encontrarse en varios alimentos como aceites, pescados y aves. También hay numerosos suplementos disponibles a la venta.

Mantén una rutina de limpieza

Mantener la piel limpia evita la obstrucción de los poros y permite que productos usados para el cuidado de la piel actúen de una manera más eficiente. Existen limpiadores para cada tipo de piel. Los cremosos suelen ser recomendados para pieles secas mientras que los ácidos para pieles grasosas. Es preferible optar por limpiadores sin jabón o alcohol pues podrían irritar la piel.

Brínda un mejor trato a tu piel cada día siguiendo estas recomendaciones sencillas, tu cuerpo te lo agradecerá.