Es natural que al paso de los años la piel sufra algunos cambios y pierda elasticidad y firmeza.

Esto también puede ocurrir a una persona joven, es ella no preocupara a su piel de los debidos cuidados necesarios.

Si no sabes que tipo de piel es la tuya, es importante que acudas a un medico – dermatólogo, para que te asesore y te recomiende los productos que más apropiados.

Aquí te damos un poco de información sobre los tipos de piel

Piel Seca

Piel de aspecto opaco y rugoso con tendencia a descamarse. Tiende a arrugarse más fácilmente que el de la piel grasa.
El sol, el aire y la contaminación contribuyen a que se agraven estos efectos. La piel seca, es la que más cuidados necesita. Por la mañana sería preciso tratar esta piel con una crema hidratante así como una crema nutritiva por la noche.

Piel sensible

Esta piel es delicada, ligeramente seca que se irrita fácilmente y propensa a reacciones alérgicas por cosméticos, perfumes o detergentes. Los cambios atmosféricos y climáticos y los cosméticos no apropiados pueden causar irritación, dejando la piel rojiza y a veces con visibles vasos sanguíneos

Piel normal

Esta piel tiene una textura suave, no tiene espinillas ni poros abiertos. No presenta áreas grasosas o resecas. Las personas con este tipo de piel solo necesitan un régimen básico de belleza para mantener el balance natural. Pero sin cuidarse la piel y sin una alimentación adecuada la belleza de esta piel no dura por largo tiempo.

Piel Mixta

Debido a que en este tipo de pieles existe una zona seca y otra más bien grasa, es preciso efectuar una rutina de cuidados que tenga en cuenta ambos aspectos: hidratar la zona seca y reducir la secreción en la zona grasa.

Piel grasa

Esta piel se caracteriza por una sobre producción de sebo y aceites lo que resulta en espinillas, poros abiertos, puntos negros y barros. La piel grasa es especialmente común durante la adolescencia cuando los cambios hormonales promueven esta sobre producción.
La ventaja de esta piel es que se mantiene joven por mas tiempo.
Esta piel requiere cuidados especiales con limpiadoras, lociones y cremas adaptadas a este tipo de piel y que impidan la acumulación de impurezas.